EL MUNDO ES UN LIBRO QUE AÚN NO HEMOS LEÍDO

MI LIBERTAD NO TIENE PRECIO: TIENE TU NOMBRE

POETA ES AQUEL QUE SE COMPORTA IGUAL ANTE UN REY QUE ANTE UN MENDIGO

TODO ES LITERATURA; DEPENDE DE COMO TE LO CUENTEN

LA MENTE ES COMO UN PARACAIDAS, SÓLO SIRVE SI SE ABRE

Thursday, 3 March 2011

Me planteo escribir con un pseudónimo masculino


Con motivo de la charla-coloquio "La historia de Eva: la mujer en la historia de la literatura", que ofrecí en Pamplona, invitada por la "Asociación de Mujeres Blanca de Navarra", la periodista Leire Escalada me realizó esta entrevista en el Diario de Navarra, publicada el día 3 de marzo.


- 'Aunque seamos malditas' es su última novela. ¿Existe una maldición contra las mujeres?

Al principio se iba a llamar 'Aunque seamos malditos' porque yo quería hablar de los malditos, no solamente de las mujeres, sino de los perseguidos, los acosados... Malditos y malditas hay, lo que ocurre que las mujeres lo hemos sido mucho más. Las cojo como símbolo de la opresión.

¿Qué papel han jugado a lo largo de la historia de la literatura?

Lo analizo en tres vertientes: como lectora, como escritora y como personaje. Cuando es un hombre el que cuenta a la mujer, como Madame Bovary, es una maravilla. Si lo escribe una mujer, es literatura intimista, femenina. Hay una discriminación absoluta. Lo único que se le permite es el personaje de ficción y aún así habría que hablar de los clichés que perpetúan.

¿Cuáles perviven?

Vienen de cuentos como La bella durmiente o Blancanieves, la mujer dormida que espera al príncipe azul. Sólo su llegada la va a hacer una mujer de verdad.

El desaparecido ministerio de Igualdad criticó que este tipo de textos estuviesen en las aulas...

Más importante que atacar a cuentos clásicos, es inventar otros mitos que los sustituyan, transformarlos. Y reforzar otros, como el de Sherezade, que con mucho valor que arriesga su vida para salvar la de otras mujeres.

Algunas mujeres, como Cecilia Böhl de Faber, firmaron con nombre masculino, Fernán Caballero, para poder publicar. ¿Quedan resquicios hoy?

Han tenido que hacer dos cosas para triunfar. Ocultarse detrás de un nombre de hombre o, la que dura hasta ahora, disfrazarse de hombre. Es lo mismo que vemos en la política, en mujeres como Margaret Thatcher o Angela Merkel.

¿Usted firmaría como hombre?

Me planteo muchas veces escribir con un pseudónimo masculino para ver cómo son recibidas las novelas. Cuando publiqué en Hungría, no sabían que era una mujer. Los críticos hablaban de "ese joven autor". Siempre he tenido curiosidad porque no se nos lee ni juzga de la misma manera. Muchas mujeres han hecho un uso del discurso de género muy negativo. No creo en la literatura femenina, hay buena y mala, hecha por hombres y por mujeres.


Foto: José Carlos Cordovilla

3 comments:

santi tena said...

sabrás, eugenia, que hay un caso reciente de escritor varón oculto tras seudónimo femenino, el de yasmina khadra, que trata muy de cerca la situación de argelia, tan de cerca que tuvo que ocultar su identidad para evitarse problemas

Laura said...

Totalmente de acuerdo con todo lo que explicas en la entrevista.

Anonymous said...

I was able to find good info from your articles.



Feel free to visit my blog :: cellulite treatment